Realizar animaciones requiere habilidad, muchos podemos intentarlo, pero pocos podrán transmitirnos sentimientos y emociones reales que te enchinen la piel. Ryan Woodward logra precisamente eso, con trazos que se miran tan sencillos y básicos, pero que logran tocarte.

Anuncios