Los osos de coca-cola no son tan felices como nos quieren hacer ver.

Se feliz, ¡maldita sea!

Anuncios