Esta mujer australiana utilizo dos armas para asaltar una gasolinera, la más poderosa fue su profundo escota y la segunda un cuchillo. No se preocupo por ocultar su cara, pues toda la atención se centro en su prominente busto y, logro irse con 200 dolares australianos.

Anuncios