Este hombre se negó a ceder su asiento a una anciana, sin importarle que dicho asiente fuera reservado para embarazadas, discapacitados y adultos mayores; lo interesante es que toda la gente comenzó a tratar de persuadirlo, pero no lo lograron.

La persona que lo grabo desea que alguien reconozca al sujeto y suba su nombre o algún dato para así avergonzarle directamente.

Anuncios