Cuando era pequeña era muy ahorrativa, tenia siempre mis ahorritos, a menos que en mi familia me pidieran prestado. Un día, mis hermanos me vaciaron mi alcancía, y yo llorando y exigiendo justicia les grité a todo pulmón: “Me tienen en la lona”, lo que causo grandes carcajadas por parte de mis padres y hermanos, claro, más me enojé, pero ahora lo entiendo todo, ellos no sabían que en Venezuela eso significa no tener ni un quinto, ahora no puedo creer lo avanzada que estaba en mi internacionalidad (si, como no!).

Tabla tomada de aquí.

Anuncios