A sus 22 años el culiacanense Efraín Hernández Franco no es un chico común; habla cinco idiomas, construye robots y ha patentado tres inventos.

Efraín ha viajado por casi todo el mundo, así aprendió a hablar inglés, italiano, francés, japonés y se domina el sistema de lectura y escritura braille; ha patentado tres de sus inventos; el Tacti Braille, que ayuda a las personas invidentes a utilizar las computadoras; la Regadera Inteligente, que ahorra siete litros de agua por baño y una Prótesis Robótica, cuyo prototipo compró el Gobierno de Jalisco; tiene 22 años.

Si a esto se agrega que estudio Ingeniería Mecatrónica, construye robots y desea ser astronauta, tampoco pareciera ser la vida de alguien que cuatro años atrás vivía en Culiacán y tenía la idea de ser arquitecto.

“Siempre dije que no quería ser como todos. Nunca he querido tener un jefe y decidí que iba a inventar cosas, patentarlas y vivir de eso, sin tener que estar jornadas trabajando”; “Lo que yo hago se debe a que no soy una persona floja y que tengo iniciativa, no he seguido un libro que me indique qué hacer, pero siempre he tenido muchas ganas para hacer las cosas”.

Efraín actualmente vive en Guadalajara, estudia y trabaja en Aguascalientes. La Ingeniería Mecatrónica con Especialidad en Robótica fue la decisión, así se sumó a un equipo para participar en RoboCup, con sede en Singapur, formado por estudiantes.

Está consciente que México no es tierra fértil para sus aspiraciones. Aquí prefieren invertir más en carreteras que en la investigación.

Efraín dice no ser un erudito; “Mi mundo es este en el que vivo, no me gustan la matemáticas pero las entiendo. Duermo dos o tres horas diarias, pero vale la pena, he viajado por casi todo el mundo”.
Uno de sus inventos es el siguiente

Anuncios